¿Cómo sentarme correctamente? 4 consejos para cuidar tu espalda

A la hora de hacer cualquier cosa, una buena postura es esencial para tu salud, da igual que hablemos de nadar, correr o escalar. Cualquier actividad realizada con una buena postura será mejor para tu cuerpo, no tendrás tantos dolores musculares o incluso lesiones.

Con el coser ocurre lo mismo. Yo mismo cuando empecé con el curso de Patronaje y Moda tuve terribles dolores de espalda, sobre todo por la postura que tenía al coser. Tuve que apuntarme a Tai Chi para que me ayudara con las posturas que adoptaba en mi día a día y también para aprender a estirar la espalda adecuadamente. Gracias a eso aprendí que cuidar mi postura es importante y que si lo ignoras, trae consecuencias.

Soy consciente de que este estilo de post no es habitual en mi blog, pero me parece importante sobre todo después de lo que me pasó como te he comentado en el anterior párrafo. Así que en el post de hoy me centraré en darte algunos consejos para tener una buena postura al sentarte delante de la máquina, cómo evitar dolores musculares y cómo empezar bien el día.

Empezar el día con estiramientos

Lo mejor para empezar el día, es hacer unos pequeños estiramientos. Si le dedicas entre 10 y 20 minutos por la mañana a estirar tu cuerpo, ya verás cómo notas la mejora en pocos días. Estira sobre todo tu espalda, dado que será la parte del cuerpo que más forzarás al coser a máquina.

Si estiras a la mañana, verás cómo al cabo de unos minutos tu cuerpo se suelta un poco e incluso empiezas a despertarte poco a poco. En cuanto termines de estirarte lávate la cara para espabilarte del todo y desayuna.

Además, si durante el día dispones de tiempo para hacer Tai Chi, Pilates, Yoga o un deporte similar, te aconsejo que lo aproveches y te apuntes a algún curso. Tras algunas sesiones con profesionales de la materia, podrás hacerlo tú solo en casa y sin ayuda de nadie, por lo que merecerá la pena.

Un buen desayuno te ayudará a empezar el día con buen pie

Te animo a desayunar algo salado, deja a un lado la leche y galletas si eres de los que desayunan así y hazte algo que realmente te vaya a dar energía.

Galletas, cereales, bollos,… al final es todo azúcar y lo que hace este tipo de desayuno es darte una energía que desaparece demasiado rápido, haciendo que quieras comer más y más. No soy un fanático del realfood, pero te lo digo por propia experiencia, que comer algo saludable te ayudará a empezar el día mucho mejor que con algo dulce.

Por probarlo no pierdes nada. Puede que pienses que «por culpa» de estirarte y prepararte un desayuno más elaborado que un simple café con galletas, tendrás que levantarte más temprano y perder media hora de sueño. Para remediar esto simplemente puedes acostarte media hora antes y así no perderás horas de sueño. ¡Solucionado!

Si haces esto cada día, verás una increíble mejora tanto en tu ánimo como tu productividad a primera hora de la mañana. Merece la pena.

Cómo sentarte bien delante de la máquina de coser sin acabar con la espalda hecha polvo

Lo mejor es que tengas un asiento con ruedas, que se pueda virar y reclinable. Si tienes un asiento de madera y puedes comprar una reclinable, te aconsejo que lo hagas. No es por capricho, es para que tu cuerpo esté mejor y evitar dolores musculares. Personalmente creo que no hay nada más incómodo y doloroso para la espalda que coser en una silla de madera.

Una de las cosas más importantes, es que el asiento esté regulado acorde con tu altura. Regula su altura de modo que quedes con las rodillas con un ángulo de 90º, y los pies apoyados totalmente en el suelo. Esa es tu altura y así deberías tener regulado tu asiento. Nunca te sientes y trabajes sin regular el asiento a tu altura.

Debes sentarte lo más atrás posible para que tu espalda se pegue al respaldo con naturalidad y tenerla recta. Debes tener mucho cuidado de con no tener la espalda arqueada, curvada. No te «agaches» para coser. Eso es lo que hace que tu espalda te duela cada vez más. Mantenla recta, no es difícil y pronto te acostumbras.

Dicen que lo ideal sería no bajar la cabeza ni un poco y mirar hacia abajo para manejar la tela que cosemos, pero esto es realmente difícil. Yo mismo intento mantener una buena postura pero siempre acabo mirando hacia abajo con la cabeza. Mirar hacia el frente con la cabeza y abajo con los ojos es bastante incómodo y poco práctico en mi opinión.

En cuanto tengas una buena postura, te puede ayudar mucho dejar las herramientas que más utilices a mano, para que al necesitarlas ni siquiera tengas que girar tu cuerpo. Solo mover la mano para alcanzarlas. Si tienes que girar, intenta que el giro sea con todo tu cuerpo, no girando tan solo la parte superior. Esto te ayudará a que no tengas dolores musculares.

La costumbre: 22 días para conseguirla y 2 para perderla

¿Sabías que para coger costumbre de una actividad el cuerpo humano necesita unos 22 días de práctica?

Así es. Si practicas a diario una actividad durante 22 días, tu cuerpo se acostumbrará a ello y no necesitarás alarmas ni recordatorios para hacer dicha actividad. Tu cuerpo querrá hacerla.

La parte mala, es que si pasas tan solo 2 días sin hacerla, se te va la costumbre. No te saltes tu rutina porque sea fin de semana o estés de vacaciones. Porque al volver puede que no te apetezca tanto o pienses que por otro día más no pasa nada, al final perderás la costumbre y volver a acostumbrarse será duro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *